miércoles, 4 de diciembre de 2013

NO HAY MAYOR CIEGO…

"El primer paso de la ignorancia es presumir de saber" Baltasar Gracián.

Es difícil ponerse frente al espejo y reunir la dosis necesaria de autocrítica para reconocer las virtudes y defectos propios. Casi me atrevería a afirmar que es un ejercicio que  roza lo imposible. De hecho, nuestra mente está programada justo para lo contrario. Venimos de serie equipados con una compleja serie de mecanismos de autodefensa que se activan para protegernos frente a las amenazas del entorno y, por supuesto, especialmente ante los ataques propios que, por otra parte, acostumbran a ser los más peligrosos y encarnizados. Así, nuestra mente está siempre alerta para, en el caso de que las cosas nos vengan mal dadas, dulcificar los hechos y llevarlos a nuestro terreno, encontrando convincentes argumentos que nos eximan de toda responsabilidad. Nos adentramos así en el fértil terreno de las excusas, los infortunios y las justificaciones, que nos sirven para poner a salvo nuestra autoestima. Este proceso, en principio positivo, no deja de estar exento de ciertos riesgos.

Así, un exceso de celo en nuestra autoprotección nos lleva a inventar una realidad paralela, en la que desfiguramos de tal manera los hechos que los dejamos prácticamente irreconocibles. Todo con tal de evitar asumir la más mínima autocrítica, todo con tal de mantener a salvo nuestro orgullo, nuestro ego. Acostumbrados a ver el mundo de esta manera (la nuestra), rechazamos cualquier argumento que mínimamente ponga en entredicho nuestras convicciones, nos enrocamos en ellas, nos endiosamos y convencemos de que somos poseedores de verdades universales y esto, paradójicamente, nos convierte en ignorantes. Adentrados en este sendero es cada vez más difícil salir de él, puesto que la ignorancia es una bestia prepotente y fanática que suele alimentarse de sus propios comentarios. Como dice el refrán la ignorancia es la madre del atrevimiento.

Una de las fórmulas más eficaces para sacudir nuestra consciencia y despertarnos de ese falso sueño es ver reflejadas nuestras actitudes en los demás. Todas las trabas y dificultades que encontramos para la crítica propia se esfuman cuando cambia el objetivo. Cuando se trata de linchar al otro, todo el mundo parece sentirse autorizado. Sin embargo, lo realmente doloroso sucede cuando en medio de ese linchamiento colectivo, seguramente con nuestras barreras defensivas aturdidas, nos damos cuenta de que las pedradas que con más rabia lanzamos son las que dirigimos hacía nuestros propios defectos. De repente reconocemos en la paja del ojo ajeno la viga propia. Es el momento de la sacudida, del despertar de la consciencia, el momento afortunado en el que se enciende la luz y podemos ver… o no. Porque no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

A menudo suelo utilizar “cortos” en clase con mis alumnos y considero que son una buena herramienta para conseguir ese despertar, esa reflexión en el fondo propia, pero en la forma ajena. Para mí suponen una estrategia perfecta para invitarles a enfrentar sus excusas y sus miedos. La semilla está sembrada, que consiga o no el objetivo eso solo el tiempo lo dirá.

Recientemente he descubierto una de esas “semillas” para despertar consciencias en el cortometraje “Pipas” de Manuela Moreno. El corto es una joya de poco más de tres minutos que recoge a la perfección este objetivo. Una invitación en toda regla a mirarse el ombligo dirigida a los jóvenes y también a la sociedad en general (especialmente al sector educativo) que consiente que se expanda el virus de la ignorancia, ajena a los peligros que ello comporta. También en esto me sirve el título del post de hoy...




¡FELIZ REFLEXIÓN!


23 comentarios:

  1. Que bueno estás este corto,pasaba por casualidad y que interesante con gran verdad,sobran palabras me a gustado mucho,aunque estoy aprendiendo esto yo soy de la época del E.G.B,que buen blog tiene usted,gracias por enseñar y compartir sabidurías,poco a poco seguiré leyendo su gran blog,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cortometraje me parece una pequeña obra maestra pues conjuga a la perfección la sencillez de la forma con lo profundo del fondo. Creo que en pocos minutos traslada una imagen bastante representativa de una parte de la juventud (seguramente minoritaria) que viven escudados en su ignorancia y ello les hace asumir una apariencia de "sobrados" que a poco que se rasque se desmonta enseguida.

      Muchas gracias por el comentario Artemison. Saludos.

      Eliminar
  2. Hay que jo...... con las del corto (muy bueno, por cierto).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia retrata bastante fidedignamente un tipo de juventud, jóvenes que han tenido la oportunidad de tener una educación y, desgraciadamente, la han despreciado. A pesar de ello es necesario apostar por las segundas oportunidades pues aún están a tiempo de enmendar ese error.

      Saludos Bobby.

      Eliminar
    2. Completamente de acuerdo. Lo único que me da esperanza del corto es el chico, Paco, que tiene ganas de saber más. Ole por él. Lástima de novia, oye.

      Eliminar
  3. Ufff, reconocer los errores cuesta un montón. Tal vez no sólo vengamos programados si no que la educación tenga que ver también, puesto que nos premia cuando acertamos y nos castiga cuando erramos. Hay que tratar de ver el error como algo deseable en el aprendizaje, y eso es algo también complicado. Como siempre muy buena reflexión!

    ResponderEliminar
  4. Interesante reflexión.Es una estrategia perfecta que utiliza para atraer a sus alumnos y enfrentar sus excusas y sus miedos como dice.Como docentes es importante motivar a los estudiantes y hacerlos reflexivos eso les ayuda a recapacitar y despertar sus conciencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si corresponde a los profesores la tarea de motivar a los alumnos. Creo que la motivación es algo intrínseco, que debe nacer de cada persona, de cada alumno. Cada cual debe encontrar su para qué, su motivo para querer aprender. Sin embargo, lo que si considero tarea de los docentes es ayudarles en ese despertar de la consciencia, en ese darse cuenta, acompañarles en esa particular búsqueda de motivos. Proporcionar espacios y excusas para la reflexión o tirar del hilo de la curiosidad me parecen herramientas poderosas para ello.
      Gracias por el comentario. saludos Norma.

      Eliminar
  5. Excelente articulo. estoy de acuerdo contigo de que la autocritica es muy dificil de aceptar y que cuando se trata de criticar a otros la facilidad con que se hace nos genera como dices tù, una autoridad. Sin embargo si prestaramos muchos mas atencion a nuestros fallos y errores dejariamos de criticar a los demas y nos tomariamos el tiempo de revisar lo que ocurre en nuestras vidas y buscar la manera de mejorar y sentirnos bien con nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  6. me gusto mucho. con este articulo me di cuenta que todos somos así que por mas que tengamos responsabilidad sobre una situación no lo aceptamos mas bien lo negamos

    ResponderEliminar
  7. Conforme! Encantado con el corto, y muy de acuerdo con el artículo. Sin embargo, desde la humildad de mi presunción (y no es jugar con las palabras) estimado Miguel Machi, ahora que soy nuevo seguidor y me encanta La mariposa y el elefante, no me atrevería a decir que comporto totalmente tus afirmaciones. De hecho, hay una en concreto que podría ser desventajosa para el pobre mundo de la educación que vivimos, y considero ha sido un poco desafortunado. Me refiero en concreto a tu afirmación de que no corresponde a los docente motivar a los alumnos. No pretendo tener la verdad, ni muchísimo menos, y seguramente si me dieras más argumentos podría ser que me acercara más a tu postura, pero, y en principio, como docente que soy y muy interesado en la Educación con mayúsculas, creo que es un comentario muy poco acertado. Voy a aprovechar para darte mis argumentos al respecto en un artículo que escribiré para mi blog, y así no ocupar tanto espacio aquí. Muchas gracias por las reflexiones a las que invitas con tu blog.

    ResponderEliminar
  8. La autocritica es muy dificil de aplicar, la verdadera, la que te hace crecer. Muy buen corto, divertido y acertado.Muy buenos contenidos, me encanta vuestro blog.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu entrada y sobre todo el corto que refleja la ignorancia en los adolescentes de hoy en día. Estoy de acuerdo en que cuesta reconocer los errores de uno mismo creo más bien que por vergüenza o miedo, también pienso que las personas deberíamosser más autocríticas y reconocer nuestros errores para poder enmendarlos de alguna forma y cambiar, ya que el cambio es bueno y no malo, además opino que gracias a él puedes madurar y crecer como persona

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Buenas tardes.
    Esta pequeña entrada me ha dado en que pensar. Cierto es que todos nosotros tendemos a ver los defectos de los demás antes que los propios. Esto se debe quizá al temor a equivocarnos o a descubrir cosas nuevas que pongan nuestro mundo patas arriba. Esta entrada me ha recordado mucho al filosofo Platón y a su famoso mito de la caverna, ya que en él se mostraba el temor del ser humano a adquirir nuevos saberes, conocimientos, temían a lo nuevo, a que se produjera un cambio en la realidad que conocían, preferían ser ignorantes y vivir en su mundo.
    Es bueno enseñar a los alumnos de forma diferente a lo tradicional, ya sea a través de cortos como lo hace usted, o de cualquier otra forma, ya que, en mi opinión, conseguirá que sus alumnos estén más motivados y tengan ganas de aprender.

    ResponderEliminar
  12. Hola buenas tardes. me gustaría dejar un enlace de la primera parte del video de Giovanni Iafrancesco: Aprendizaje autónomo y significativo. Muchas gracias.
    https://youtu.be/NRJNWwt0irE

    ResponderEliminar
  13. Hola buenas tardes.
    Me encantan sus artículos y éste me puso a pensar. Dicen que las criticas hay que tomarlas de quien vienen, pero qué pasa si vienen de nosotros mismos, estas tendrán un efecto sobre nuestras emociones, sea externa o propia, la crítica activará cualquier tipo de reacciones, algunas justificándonos como mecanismo de defensa o simplemente ignorándolas. Somos seres emotivos y protegemos nuestro orgullo, no somos perfectos, creo que es válido, pero también creo en la asertividad y en nuestras virtudes, mirar hacia nuestro interior y aceptar un juicio sobre nosotros mismos nos ayuda a crecer, es parte de nuestro aprendizaje aunque no sea fácil vivirlo con humildad.
    Me encanta este blog, saludos.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Un increíble articulo para reflexionar, me recordó a uno de los mecanismos de defensa que Freud describe y que más utilizamos en nuestro día a día, LA PROYECCIÓN, este mecanismo nos ayuda a protegernos a nosotros mismos de la auto critica, sin embargo nuestra psique es tan maravillosa que no permite que contengamos todos esos sentimientos de autorechazo y de repulsión; los libera a través de la crítica y el rechazo hacia los demás, personas en las que proyectamos todo aquello que existe en nosotros mismos y que repudiamos. "¿QUÉ TIENES TU DE MÍ QUE ODIO TANTO EN TI?"

    ResponderEliminar
  16. Me gusta la perspectiva que tiene para tratar el tema de la educación.. felicitaciones..

    ResponderEliminar
  17. Una entrada que no tiene desperdicio, además de hacerte reflexionar sobre algo real, lo hace con humor. El corto es estupendo, una gran forma de mostrar la ignorancia de ciertos jóvenes de nuestra sociedad que no han terminado ni la ESO.
    Estoy totalmente de acuerdo, con la idea de que no somos capaces de criticarnos a nosotros mismos, y aceptar nuestros propios errores, sin embargo, no tenemos ni que pensar un momento para juzgar al resto de personas, y esto si que me parece un tema importante que debería tratar la educación.

    ResponderEliminar
  18. Muy bueno el artículo, pienso que aunque es difícil reconocer los errores propios todos deberíamos dedicarle más tiempo a nuestras vidas y ver que es lo que podemos mejorar para sentirnos mejor, es decir, ser más autocríticos y no ver tanto los errores de los demás antes que los nuestros.

    ResponderEliminar

ENTRADAS RELACIONADAS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...